julio 13, 202091 3612600congreso-sefac@kenes.com

La indicación es uno de los servicios fundamentales del farmacéutico comunitario, pero es necesaria actualizarla y ampliar este servicio en beneficio del paciente. Asimismo, existe un campo muy importante para complementar la prescripción desde las farmacias, que es preciso plantear y buscar formas de optimización: el cambio de forma galénica, la extensión de la prescripción o el ajuste de dosis son vías de trabajo de la farmacia colaborativa que pueden protocolizarse de forma conjunta entre médico y farmacéutico. Ésta es una de las principales conclusiones que ha dejado el VII Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios, organizado por la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) y que se clausuró el pasado 28 de mayo en Zaragoza.

Tanto la indicación farmacéutica como la posibilidad de complementar la prescripción de forma protocolizada y consensuada pueden contribuir a mejorar la atención de los pacientes y ganar en eficiencia. En materia de indicación, distintas experiencias a nivel internacional (Australia, Inglaterra, Canadá, etc.) ya están aportando evidencia científica del valor de este servicio para la resolución de consultas y en el ahorro de costes. En España, concretamente en Aragón, la experiencia de la prescripción complementaria en el supuesto de sustitución de medicamentos de misma composición pero con distinta forma farmacéutica por motivo de desabastecimiento o urgencia, se ha estimado en un ahorro de medio millón de euros para el Sistema Aragonés de Salud entre mayo de 2014 y abril de 2016.

Las conclusiones se presentaron en el acto de clausura del congreso, que contó con la participación del presidente de SEFAC, Jesús C. Gómez; el presidente del comité organizador del congreso y de SEFAC Aragón-Lifara, Eduardo Satué; la presidenta del comité científico, Ana Mateos; el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza, Ramón Jordán; y la tesorera del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Rosa López-Torres.

La lista completa de conclusiones del congreso, resumida por el comité científico y extraída de las más de 46 sesiones del programa científico (21% más que en la ocasión anterior), incluye también aspectos relacionados con la cronicidad, la administración de inyectables y los medicamentos de ámbito hospitalarios, entre otros. Las conclusiones son las siguientes:

  1. La combinación del modelo de farmacia mediterráneo, capilar, integrado en su entorno y de gran accesibilidad puede y debe combinarse con los modelos asistenciales de ámbito anglosajón que promocionan los servicios profesionales farmacéuticos para generar el modelo de referencia que se necesita en España y en Occidente.
  2. La cronicidad debe ser abordada conjuntamente por todos los profesionales de la atención primaria (médicos, farmacéuticos comunitarios, enfermeros…), trabajando con protocolos consensuados por sociedades científicas, con registros de sus actuaciones y formación conjunta y utilizando herramientas de valor para ayudar al paciente en el manejo de sus patologías.
  3. La capilaridad de la farmacia comunitaria puede complementar al resto del sistema sanitario en diversos servicios de salud pública como la administración de inyectables, tal y como se está haciendo en otros países para optimizar la cobertura vacunal y mejorar el uso de los medicamentos.
  4. La indicación es uno de los servicios fundamentales del farmacéutico. Es necesario actualizar y ampliar este servicio en beneficio del paciente. Sin embargo, existe un campo muy importante para complementar la prescripción en el marco de la farmacia colaborativa que es preciso poner encima de la mesa y buscar formas de optimización: el cambio de forma galénica, la extensión de la prescripción o el ajuste de dosis son vías de trabajo que pueden protocolizarse de forma conjunta entre médico y farmacéutico.
  5. La farmacia comunitaria es el establecimiento sanitario más próximo al paciente por lo que este hecho debe ser tenido en cuenta a la hora de abordar el tratamiento de los pacientes implicados en los medicamentos de diagnóstico hospitalario y la atención sociosanitaria. La colaboración multidisciplinar, la aportación de resultados en salud y la formación continuada son otros aspectos clave.
  6. Más del 30 por ciento de los pacientes que retiran su medicación en la farmacia comunitaria tiene problemas de adherencia. Esta situación debe abordarse de forma integral teniendo en cuenta las particularidades del paciente, de la prescripción o de la bioapariencia junto al importante papel del farmacéutico en una adecuada información en el momento de la dispensación.
  7. El farmacéutico comunitario tiene la oportunidad de participar en el despliegue de las nuevas tecnologías de la información de la salud. Pero es preciso que adopte una estrategia firme y experta en el manejo y acompañamiento del paciente en el uso de estos dispositivos .
  8. La especialidad comunitaria es imprescindible para generar una integración en el sistema sanitario. Por su parte, la recertificación será una prueba evaluable obligatoria en la que el profesional encontrará un camino para actualizarse.
Contacto

Envíenos su mensaje y le responderemos lo antes posible.